Cambios y caras nuevas; Santa Cecilia en época de COVID.

Los músicos somos perseverantes; hasta que algo no es perfecto no paramos, ni en la semana de nuestra patrona Santa Cecilia. Además, este año, la fiesta es muy diferente a las demás por razones evidentes, en especial para nosotros los músicos, a quienes las restricciones no nos han permitido festejar este día como se merece. Esta situación no hará mella en nuestros ánimos, por que seguiremos ensayando y haciendo música, ya que la música puede sanar. Moviéndonos a nuestra situación en concreto, hemos conseguido adoptar una dinámica de ensayos más o menos regular, aun habiendo cambiado de local dos veces. Actualmente, utilizamos el local de ensayo de la JOUVa, por el cual queremos agradecer a la propia orquesta y al director, Francisco Lara, por dejarnos utilizarlo.

Si bien es cierto que la dinámica es mas o menos regular, cabe destacar la entrada de nuevos miembros al grupo, en concreto 8, de los cuales, 3 han entrado al grupo instrumental. Tenemos la suerte, además, de que varios sean alumnos en prácticas del Grado de Historia y Ciencias de la Música y del Máster en Música Hispana. Los horarios de ensayo no han cambiado, por supuesto que las medidas tampoco, pero las ganas que tenemos y la ilusión van en aumento, ya que poco a poco vamos retomando proyectos que dejamos “en barbecho” y empezando otros muchos. Tenemos la esperanza de que esta situación se acabe dentro de poco y podamos estrenar tanto los proyectos antiguos como los nuevos, pero hasta este momento, seguimos trabajando para que cuando se estrenen queden tan bien como si la situación fuera normal.

Nos alegra ver que poco a poco las cosas van avanzando, no solo en la parte musical, también nos encanta ver como los nuevos integrantes cogen los proyectos con tantas ganas de aprender, haciendo que poco a poco el grupo sea más grande y esté más unido, aunque aún estén en periodo de adaptación. La parte más difícil de este periodo será el tener que cantar con mascarilla, ya que la situación aún no lo permite, pero todo es acostumbrarse. Esperamos de corazón que la situación mejore, pero hasta entonces solo podemos ensayar y agradecer la suerte que tenemos de poder trabajar en proyectos, aunque sean a largo plazo.

Esta entrada fue publicada en El Blog del GMA. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *